Sistemas electrónicos para aprender a usar instrumentos musicales

Todo el mundo debería de saber tocar algún instrumento. La formación musical hace que desarrollemos nuestra creatividad y que a la vez potenciemos habilidades motrices como la coordinación, y además nos permiten pasar muy buenos momentos de diversión solos o acompañados.

De entre los instrumentos más populares, la guitarra sigue siendo el más demandado. No sólo por su versatilidad al poder interpretar una gran variedad de temas, sino también por ser uno del os instrumentos más sencillos para comenzar a disfrutar de este hobby.  Sin embargo, aprender a tocar un instrumento es bastante caro. No sólo deberemos costearnos clases con algún profesor sino que tendremos que adquirir nuestro propio instrumento para pode acostumbrarnos a él y no todo el mundo puede asumir este gasto.

Para democratizar el acceso a la música, los inventores de tecnología llevan años desarrollando herramientas digitales para sumergirnos en este apasionante universo. Desde sistemas de 3d o realidad aumentada para asistir a master class personalizadas por los mejores guitarristas del planeta, hasta emuladores para video consolas. El sector está creciendo considerablemente.

Estos días leía la noticia de un sistema parecido a la realidad virtual que funciona como si se tratase de una air guitar. Esto de las air guitar es la coña que se suele hacer cuando teatralmente imitamos que tenemos una guitarra entre los brazos y nos convertimos por unos minutos, en los guitarristas más elogiados del planeta.

El sistema al que me estoy refiriendo está compuesto por dos dispositivos digitales, uno para la mano izquierda encargado de  simular el mástil de una guitarra con sus propias tablaturas, y otro para la mano derecha con el que marcar el ritmo de la canción. De este modo, un pequeño ordenador recibe la información de nuestros movimientos y posturas, transformando estos datos en sonidos. Las baterías electróncas son geniales para empezar a aprender, sobre todo porque no ocupan espacio y no haremos ruido si nos ponemos los cascos.

batería electrónica

Yo siempre voy a defender que es mucho mejor tocar con una guitarra de verdad, aunque sólo sea para poder tener después esa sensación de desgaste en las yemas de los dedos. Pero aún así entiendo la ventaja de este sistema.

En primer lugar te evitas el tener que comprarte un instrumento que requiere muchos cuidados y que puede deteriorarse fácilmente por cualquier detalle menor como un cambio de temperatura. El problema es que la alternativa digital aún es cara, guardemos la esperanza de que su precio descienda pronto. En segundo lugar te permite tener un profesor particular digital, con el que repetir todas las veces que quieras una clase y así ahorrarte el precio de esta actividad.

Ya no tienes excusa, aprende a tocar un instrumento.